domingo, 15 de mayo de 2011

"La persona necesita comunicarse y expresar su entrega al otro. No podemos subsistir en una forma 'autónoma'. Estamos llamados a la apertura y la 'relacionalidad'.
En el hecho de darnos, ponemos en funcionamiento las capacidades más íntimas y tenemos la posibilidad de desarrollarnos para llegar a la plenitud, que es la alegría más profunda. En caso contrario se produce un atrofia personal y un sin sentido de la vida."

No hay comentarios:

Publicar un comentario